Colombia Mágica
Uniendo a Colombia con el mundo
Publicidad

Chistes crueles

Por: Colombia Mágica

Chistes crueles
Chistes crueles variados


Publicidad

Chistes crueles

  • Entra un negrito a estudiar derecho y le preguntan:
    - Señor, ¿qué rama va a escoger?
    Y el negro responde:
    - Ninguna rama, hijo de puta... a mí me dan un pupitre como a los blancos.
  • Dos hermanitos de 4 y 5 años peleándose:
    - Jaja... yo me voy a disney y tu nooooo.
    - Siii... pero yo no tengo leucemia.
  • La mamá le dice a la niña ciega:
    - Y si te vuelves a portar mal, te cambio los muebles de lugar.
  • Un niño pequeño pregunta a su madre:
    - Mamá, mamá. ¿Cómo se llama eso que yo tengo?. ¿Tauro, virgo, sagitario?...
    - Cáncer, hijo, cáncer.
  • ¿Qué hace un leproso tocando la guitarra?.
    - Carne picada.
  • Suena el teléfono:
    ¿Diga? - contesta el hombre.
    - Hola, soy su médico. Tengo que comunicarle una noticia buena y otra mala. ¿Cuál quiere oír primero?.
    - Pues empiece con la buena.
    Padece usted una enfermedad que mata en 24 horas, dice el médico sin inmutarse.
    - ¡Mierda!. ¡Y esa es la buena!. ¿Cuál es la mala entonces?.
    Que estoy intentando localizarle desde ayer.
  • Una madre estaba dando a luz, cuando sale el bebé. El médico, como siempre se suele hacer, le da una palmada en la cola. El bebé no llora. Hace una segunda comprobación y nada. Le pega una trompada y el bebé no llora. El médico lo tira al suelo y lo levanta a patadas, y el bebá nada.
    La madre desesperada le grita al médico:
    - ¡Qué haces hijo de puta!.
    Y el médico cagado de la risa le dice:
    - Jajaja, ¡te lo creíste!. ¡NACIÓ MUERTO!.
  • En el consultorio, el paciente le muestra a su médico los resultados de sus análisis. El médico los analiza con cara de preocupación y le dice al paciente:
    - Vamos a tener que mandarle a hacer una plaquita...
    ¿De tórax, Doctor?.
    - No hombre... de mármol!
  • Mamá, mamá, ¿cómo me queda mi faldita nueva?.
    - Ay, hijita te queda muy linda, pero esas piernas amputadas la cagan...
  • Adivinanza:
    ¿Qué tiene dos patas y sangra mucho?.
    Medio perro.
  • Un niño le pregunta a su papá:
    - Papá, ¿que voy a ser de mayor?.
    Nada hijito, tienes leucemia.
  • Llega un tipo a la morgue:
    - Busco a un amigo mío que se ahogó ayer.
    ¿Puede darme alguna seña particular de su amigo para identificarlo?.
    - Sí, era sordomudo.
  • Dos enanos viejos y solteros, que nunca en su vida habían tenido relaciones sexuales, deciden ir con unas prostitutas a un hotel y hospedarse en habitaciones contiguas.
    A la mañana siguiente se encuentran:
    Enano #1: ¿Cómo te fue anoche?
    Enano #2: - Mal, nunca se me pudo parar y no pude tener sexo con ella. ¿Y a ti cómo te fue?
    Enano #1: - A mí me fue peor...
    Enano #2: Lo dices para que no me sienta mal, porque yo escuché como rechinaba tu cama y además, te escuchabas muy agitado.
    Enano #1: No es lo que tú crees: ¡En toda la puta noche no pude subirme a la cama!".
  • ¿Por qué la niña ciega tiró el cereal?...
    Porque su mamá le dijo: ¡Si tiras el cereal vas a ver!
  • ¿Saben qué es lo que pasó por la cabeza de Lady Di en el momento del accidente?
    - El radiador...
  • Un anciano está moribundo en su lecho de muerte. En eso, le viene un rico olor a pastel recién horneado.
    A duras penas, consigue salir de la cama y va casi arrastrándose a la cocina, donde encuentra un plato lleno de apetitosos pastelillos.
    Temblando por el Parkinson alarga la mano intentando alcanzar uno. Cuando está a punto de tocarlo, recibe un golpe tremendo en la mano que le hace ver las estrellas. Se gira, y ve a su anciana esposa que le grita:
    – ¡Ni se te ocurra tocar esos pastelitos, granuja, que son para tu funeral!
  • Le dice un niño a su madre:
    – Mamá, mamá, cuando me crezca la mano, ¿la puedo volver a meter en la batidora?
  • Era un niño tan huérfano, tan huérfano, que lo parió su tía.
  • Un señor ingresa en el hospital para operarse de las piernas. Cuando despierta de la anestesia, viene el cirujano y le dice:
    – Tengo dos noticias que darle, una es buena y la otra es mala. ¿Cuál quiere primero?
    Dígame la mala, doctor, y luego me levanta el ánimo con la buena.
    – Muy bien… la mala es que hemos tenido que amputarle ambas piernas.
    ¡Oh, Dios mío…!!! ¡Nooo! Y… y… ¿cuál es la buena…?
    – La buena es que el paciente de la habitación de enfrente dice que le compra los zapatos que traía.
  • Mamá, mamá, ¿me compras una bicicleta?
    – Hijo, ¿para qué quieres una bicicleta si ya tienes una silla de ruedas?
Publicidad

Te puede interesar...
Publicidad
Publicidad